Colaborador y sustituto ocasional de Buenafuente
Entrevista a Berto Romero
 
   imprimir  enviar a un amigo   disminuir tamaño de letra aumentar tamaño de letra  
12/03/2009 - 12:32

Texto: Sergio Fernández

  Una nueva estirpe de humoristas tiene su hueco en la parrilla televisiva. Normalizado ya el talento de Sé lo que hicisteis y el inagotable ingenio de Muchachada Nui, Berto Romero, colaborador de Buenafuente, se erige como el último icono de una generación llena de ideas frescas, verborrea contumaz y cinismo sin concesiones. Berto fue el colaborador revelación la temporada pasada. En su sección, analiza los textos y la fotografía de los mass media, aunque lo hemos visto cantar, hacer monólogos y sketches. Su meteórica carrera televisiva le ha llevado este verano a sustituir a Andreu Buenafuente al frente de su programa, algo que nunca antes había ocurrido. Pero Berto no ha abandonado la radio, ni mucho menos los escenarios. Ahora llega al Teatre Arniches de Alicante los días 17 y 18 de octubre. Arropado por su compañía de siempre, El Cansancio (fundada en 1998), interpretará La apoteosis necia, un monólogo con música en directo y proyecciones.

 

Colaborador de televisión, de radio, escritor, blogger, guionista y actor de teatro… ¿Cómo puede una persona sacar tanto tiempo y tantas ideas?

• Tenemos una agenda apretada, sí. Pero se saca tiempo, se saca tiempo... Las ideas se retroalimentan, no tiene un gran secreto. Podría mentirte, decirte que soy genial, pero cuando te dedicas a esto unas ideas llevan a otras, y se te van ocurriendo cosas siempre. El problema no es tanto buscar ideas como intentar dejar de tenerlas.

En Buenafuente, empiezas cantando la canción Tunéame Doctor Juan, enseguida pasas a convertirte en colaborador principal y acabas sustituyendo al jefe. ¿Cómo asimilas una trayectoria tan intensa en tan poco tiempo?

• Si me paro a interiorizar todo esto, es difícil. Pero apenas he tenido tiempo para pensarlo, y quizás eso ha sido lo mejor. Desde que empecé con Andreu el público me ha ido aceptando. Lo de Tunéame… fue una pruebecilla, luego ha ido más en serio, ha sido un cambio muy rápido pero progresivo.

¿Cómo ha sido presentar un programa de televisión teniendo esa responsabilidad añadida de sustituir a Andreu Buenafuente?

• Es raro, porque era la primera vez que alguien sustituía a Andreu y es un programa muy complejo. Pero creo que hemos hecho lo que se nos pedía, el equipo se ha esforzado mucho y estamos muy contentos. Las audiencias no han ido mal tampoco, y la crítica nos ha respaldado mucho. Lo más importante para mí es que Andreu se fuera de vacaciones tranquilo, como así ha sido.

¿Te acuerdas del día que te lo propusieron? Descríbeme ese momento: dónde te lo dicen, quién te lo dice, cuándo...

• Pues lo hicieron muy bien, la verdad. Andreu me llevó a comer por ahí y me lo propuso cuando terminamos. Yo ya estaba bien comido, bien bebido también… Cuando me preguntó que cómo lo veía, en ese estado, le dije “¡Estupendo!”. Luego no me dio tiempo a replantearlo. Ha sido una muestra de confianza increíble.

Andreu siempre ha valorado mucho a sus colaboradores: Santi Millán, José Corbacho, Edu Soto... Pero en Berto tiene una fe especial que no se le ha visto con nadie. ¿Qué crees que ha visto en ti?

• Pues él siempre ha dicho que tengo un perfil muy parecido al suyo. Toco todos los palos, desde cantar hasta hacer un monólogo. Pero no soy un actor, ni siquiera un cómico. Soy un “entretenedor”, que aquí suena muy raro, pero en Estados Unidos sí tienen muy clara esa figura del “entertainment”. 

 

“EL PROGRAMA NO TE DEJA ESCONDERTE DETRÁS DE UNA MÁSCARA. TE HACE SER UNA VERSIÓN RISUEÑA DE TI MISMO"

 

¿Cómo describirías a tu “tito” Andreu, por cierto, cuando ya estáis fuera del programa?

• Andreu es muy parecido a lo que se ve en la tele. El programa está concebido de tal manera que no hay muchos modos de esconderte detrás de una máscara. Te hace ser una versión risueña de ti mismo.

¿Qué cómicos te hacen gracia, cuáles son tus referentes?

• Pues así, para quedar bien contigo, te diría que los hermanos Marx, los Simpsons, Woody Allen… Pero también me he reído mucho con Cruz y Raya, y ahora con Muchachada Nui, que hacen cosas muy raras, muy diferentes. Andreu también es un referente. Si te fijas sólo en uno vas a acabar imitándole, por eso hay que fijarse en muchos y triturarlo poniendo lo que tú tienes.

¿Por qué hacer creer que eres el sobrino de Buenafuente si no es cierto, o que usas gafas si tampoco lo es? ¿Dónde están las fronteras de la ficción y la realidad en vuestro show?

• Haciendo humor esa frontera no debe existir nunca. Siempre hay mentira, y de vez en cuando se mezcla con la verdad. Las gafas son quizás mi único fetiche. Me las regaló un compañero del grupo de teatro cuando empezamos. Lo de ser su sobrino… vimos que era una buena manera de vender al personaje. Porque yo me parezco a Andreu físicamente, y como la gente es muy lista, creímos que era un buen efecto decir desde el principio que era su sobrino.

Y de la televisión al teatro, siempre con tu compañía, El Cansancio. Los días 17 y 18 llegas a Alicante con La apoteosis necia. ¿Qué proponéis?

• Queremos lo básico: hacer reír. Que la gente se ría durante hora y media. Es una obra de teatro con tres puntos clave: cuando hablo de mi infancia, de mi relación con las mujeres y de mis intentos por entrar en el mundo laboral. Pero no hay un mensaje concreto, nosotros sólo queremos hacer reír.

Pero no es un monólogo al uso…

• Es una forma de hacer diferente, un monólogo muy personal. Si te gustan los monólogos, te va a encantar, pero si no, creemos que se le puede dar una oportunidad. Tenemos apoyos para hacerlo muy llevadero: un espectáculo musical, imágenes que salen detrás del personaje... Es un monólogo porque estoy yo solo en el escenario, pero también es algo más.

¿De qué depende que el monólogo como género no empiece a aburrir?

• Eso va a ser una selección natural. Se quedarán los que gusten al público. No por el hecho de que haya habido mucho monólogo y ahora se frene, significa que se va a agotar. Nosotros empezamos en el 98 sin ese boom, luego lo hemos vivido de pleno, y ahora lo seguimos viviendo cuando parece que está frenando.

Tú que eres actor (pero no) y periodista (pero no)… En España, ¿goza de mejor salud el humor o el periodismo?

• El humor, desde luego. El periodismo ya lo dominan las empresas, que dejan de lado la información. Sólo hay opinión, con el riesgo de que nosotros no podamos generarnos la nuestra propia.

¿Alguna novedad en Buenafuente para cuando llegue el jefe?

• Pues mira no lo sé. Yo seguiré con Bertovisión, pero de las novedades del programa no te puedo decir nada. Todavía estoy centrado en terminar la temporada de verano con mi equipo. Y mientras, hay otro que trabaja con Andreu en las ideas del próximo programa.

  imprimir imprimir  mostrar en pdf mostrar en pdf  enviar a un amigo enviar a un amigo
favoritos  facebook  twitter  del.icio.us  digg it!  meneame