ENTREVISTAS  

Coque Malla

No podemos rodar sin ti

 Músico y actor. Coque Malla es la combinación perfecta para protagonizar los dos vídeos musicales que se rodarán dentro del taller de realización en la calle que tendrá lugar del 1 al 9 de julio dentro de la programación de FIVECC (Festival internacional de Videoclips en Comunidad Camon). Dos versiones que llevarán a cabo un grupo de estudiantes de audiovisual sobre su nuevo tema, Berlín, en el que utiliza el nombre de la capital alemana para hablar de un lugar indeterminado, un sitio ideal que, por qué no, durante esos días, será Alicante.

 

Cómo llegaste al FIVECC?

  • Llamaron a mi oficina para contratarme. No estaba muy al tanto de la magnitud de este festival. Al principio creía que era una pequeña escuela de cine de Alicante y que como parte del curso los alumnos hacían unas prácticas pero luego llegó toda la información. La idea me pareció muy interesante, sobre todo si después del rodaje hacía un pequeño concierto, porque eso es lo que yo hago. Dedico mi vida a los conciertos. Es la manera que tengo de expresarme y creo que es lo que mejor sé hacer.
  • ¿Qué crees que vas aportar a los chavales con los que te vas a encontrar?

    Bueno, lo que les voy a aportar y lo que me van a aportar ellos. Son gente que no tiene responsabilidad en cuanto a tener una carrera en juego. Es un taller y eso activa mucho la creatividad, eres mucho más libre. Va a ser otra manera de trabajar, ya que cuando tienes que hacer un videoclip, contratas a un director y tienes un presupuesto y unos plazos que cumplir.

    ¿Qué importancia tienen para ti los videoclips?

    Muchísima, es una pieza más dentro de tu obra, y cuando lo consideras como tal, tiene la misma importancia que la portada del disco o las fotos de promoción. Y ahora que es tan difícil sonar en las grandes radios, tener un videoclip supone que estás ahí, y más aprovechando las plataformas digitales.

    Para tu canción Berlín (La hora de los gigantes, 2009) hiciste tú mismo el videoclip. ¿Ha sido tu primera incursión en este campo?

    Mi trabajo de Berlín no lo llamaría una incursión en el videoclip. Sólo cogí una cámara de Súper 8, me grabé a mí mismo cantando y lo mandé a revelar a la espera de ver si habíaalgo interesante. Y cuando llegó había algo interesante. Además de que hay que ser muy inepto para no grabar buenas imágenes con esa cámara. Me interesa ese formato, lo monté en mi casa con un programa muy básico. Pero no es un videoclip, es un ejercicio visual [se ríe].

     

    'Con Internet se ha democratizado la cultura y se ha despertado entre la gente la conciencia de poder elegir'

     

    ¿Cómo se puede convertir una ciudad como Alicante en Berlín?

    Berlín es una idea, no es la capital de Alemania sino que es un lugar, vale cualquier sitio, no hace falta convertir Alicante en Berlín.

     En un videoclip, ¿te gusta más explotar tu parte de músico o de actor?

    En un videoclip mi parte de músico se queda atrás, necesito tirar de mi parte no tanto de actor sino de persona que ha hecho cine. El músico se queda en el banquillo.

    Hablando de tu faceta de actor, ¿tienes algún proyecto en el cine o quieres seguir explotando tu faceta musical?

    No lo tengo y no me quita el sueño. Cada vez estoy más a gusto con la música y me apetece seguir indagando. Un rodaje dura meses, hay que dedicarle mucho tiempo y ahora no me apetece nada aparcar la música para hacer una película.

    Colgaste La hora de los gigantes un mes antes de que saliera a la venta. ¿Qué opinas de la difusión de la cultura a través de las redes sociales?

    Es una revolución muy profunda y para mí es bueno que ocurra. Tiene efectos secundarios pero quedan compensados por los buenos. Se ha democratizado la cultura y sobre todo se ha despertado entre la gente la conciencia de poder elegir la música que le gusta. Eso es algo que nos lo pone más difícil a nosotros, me refiero a que antes había cuatro o cinco programas de televisión que te sacaban todo el tiempo y la gente compraba tus discos. Ahora eso es más difícil, pero lo que es la hostia es que cada uno tiene su propia radio y se la administra.

    Dices que cuando escribes un tema lo haces sobre ti. ¿Cuál es la historia que se esconde tras tus canciones?

    No todas las canciones parten de sentimientos personales sino que también parten de la gente que me rodea, de las cosas que tengo cerca. Mis canciones no son absolutamente autobiográficas.

     

    'Ahora que es difícil sonar en las radios, tener un videoclip supone que estás ahí'

     

    Dices en tu pequeña biografía que has salido de una especie de época de las cavernas...

    Eso es un poco teléfono roto, lo que he querido decir es que tanto Sueños como Soy un astronauta más eran discos de mirar hacia dentro, de examinar mi interior. Después de dos trabajos desde los que ha pasado mucho tiempo, muchos conciertos, tenía ganas de hacer un disco no tan oscuro, más externo, dirigido a la gente. Me parece que este nuevo disco es más optimista, y creo que la prueba es cómo conecta con la gente, algo que no habían hecho los otros dos. Tampoco era algo que me importara demasiado...

    En La hora de los gigantes dices: 'No pidas permiso agárralo, sal a la calle, cógelo', ¿Es un consejo o sólo una canción?

    No hay que seguir las canciones al pie de la letra porque sería un absurdo. Las letras de las canciones no dejan de ser una parte pequeña del conjunto, son obras poéticas. Sería también absurdo seguir al pie de la letra los versos de un poeta.

    Muchos han visto a músicos como Andrés Calamaro o incluso los Rolling en algunos de tus nuevos temas. ¿Eres de los que creen que las comparaciones son odiosas?

    Bueno, sí, las comparaciones son odiosas pero no creo que sea bueno comparar cosas diferentes, no se puede comparar olivas con pepinillos, hay que comparar aceitunas con aceitunas.

    Pues hablemos de aceitunas. ¿Cuáles son tus influencias para este disco?

    Las influencias no están sólo en el estilo o en las letras... Sinatra por ejemplo me influye mucho. Escucho todo el tiempo a Sinatra y me influye su forma de cantar, mucho más que Mick Jagger. He escuchado mucha música a lo largo de mi vida, aunque también me influyen las películas o las relaciones.

    A pesar de la crisis parece que estás en un buen momento.

    Estoy viviendo un momento dulce. La cosa está muy jodida y si esto me hubiera pasado hace varios años tendría contratados 60 ó 70 conciertos y mi caché sería mucho más alto, pero soy muy afortunado. Se ha hecho un buen trabajo y ha habido una canción que ha gustado mucho a la gente y ha generado muchos conciertos.

    Para terminar, háblanos de tu colaboración en la publicidad. No puedo vivir sin ti ha sido la sintonía de uno de los anuncios de Ikea. ¿Por qué se fijó en ti la compañía?

    El responsable de comunicación acudió a mí en un concierto y ha sido un gran acierto. Es una campaña hecha con mucho cariño y fue un acierto porque ha puesto esta canción en boca de todo el mundo.