ENTREVISTAS  

Dani Mateo

Colaborador de 'Sé Lo Que Hicisteis'

11/11/2009 - 18:45

Texto: Sergio Fernández

  Hubo un tiempo en el que nadie en televisión ponía en tela de juicio el cariz que estaban tomando algunos programas o la actitud de algunos periodistas del corazón. La mayoría de telespectadores concebíamos con normalidad la manipulación de las noticias de programas como Aquí hay tomate, esa estafa cruel y despiadada camuflada de periodismo, hoy reconvertida en mesa de debate conducida por el déspota ilustrado Jorge Javier Vázquez, ahora Premio Ondas al mejor presentador (olé y bravo, miembros del jurado). Los telespectadores también asumíamos con naturalidad la humillación a la que eran sometidos los personajes (anónimos o no, véase El Diario -Antena 3-) de los que se habla en este tipo de programas, y ni siquiera se cuestionaba en los medios la inmunidad moral de la que gozan estos periodistas, a los que nadie les tose. O tosía. Porque entonces llegó Sé lo que hicisteis (La Sexta) y dio voz a muchos de los que nos creíamos unos bichos raros por sentirnos insultados ante un comportamiento televisivo tan denigrante. Dani Mateo (Noche Sin Tregua, La Familia Mata) es uno de los actuales colaboradores del programa que denuncia estas prácticas audiovisuales. Le entrevistamos con motivo del monólogo que interpretará el sábado 14 de noviembre en el Gran Teatre d’Elx, Tiempos Modernos, y aprovechamos para reflexionar junto a él sobre esta televisión nuestra de cada día.

 

¿De qué nos hablarás en Tiempos modernos, el monólogo que podremos ver en Elche?

 • Es una reflexión sobre estos tiempos que estamos viviendo, en los que el progreso va mucho más rápido que nosotros, y nosotros vamos un poco ahogados detrás de él. Tiempos modernos es una peli de Chaplin en la que trabaja en una cadena de montaje que va muy rápido y al final es él, el que acaba encima de la cadena de montaje. A mí me está pasando un poco lo mismo, yo no entiendo de Facebook ni de nada parecido y me siento arroyado por el progreso.

 

  ¿Actúas más en salas grandes o sigues visitando locales reducidos? ¿Añades algún elemento audiovisual si es un gran teatro?

 • Hombre, últimamente son siempre salas grandes, porque para qué te voy a engañar, ahora podemos hacerlo y además me gusta el dinero, jeje. Pero no añado nada si es una sala grande, primero porque soy muy vago, pero también porque la base de un monólogo es el actor y el micrófono. Es lo bonito del monólogo, que sólo con esos elementos puedas mantener la atención del público durante una hora y media.

 

  Es gracioso oírte decir que lo haces porque te gusta el dinero, pero no creo que un tío que curra en la tele de lunes a viernes actúe los fines de semana por pasta…

 • ¡Jajaja! La verdad es que por la pasta no es. Yo con cobrar lo que cobro en la tele ya tengo suficiente. Lo del teatro es porque me mola, es por puro vicio. Además, en la tele pierdes músculo, puedes endiosarte, creerte alguien porque aquí todos nos chupamos las pollas. Pero el teatro te hace tocar el suelo. Si alguien paga 20€ por ver al de la tele, los diez primeros minutos dicen: ‘mira, el de la tele’. Pero si nos les haces reír, a los diez minutos cambian esa frase por ‘el gilipollas de la tele’.

 

HE PASADO DE SER EL RIQUELME DEL VILLARREAL AL TOURÉ YAYÁ DEL BARÇA.

 

  Sí, pero eso viene a los diez minutos. Porque lo bueno de currar en la tele es que a día de hoy ya has vendido todas las entradas del Gran Teatre y vas a doblar función.

 • Desde luego que sí, que se llene un teatro así por alguien como yo es por la tele. Pero mola mucho que la tele también sirva para llenar teatros: ¿y si a partir de ir a ver un monólogo, alguien descubre el teatro y empieza a ir?

 

  Lo malo de no ir más a bares pequeños es que ya no acumulas anécdotas tipo: “Oye, no te digo que te calles, ¿pero puedes hablar más bajito, que estoy hablando con mi colega?”.

 • ¡Jajaja!, sí es algo que me pasó hace cierto tiempo actuando, una anécdota maravillosa. Tengo otra, además, en un pueblo de Alicante. Anunciaban una noche de teatro, así, sin más. La gente esperaba una obra de teatro, pero  actuaba yo. Así que empecé a hacer el monólogo con un público lleno de abuelas que iban desde los 80 hasta los 256 años y que me echaba miradas láser de desconfianza… Mucho no reaccionaban al espectáculo. Y de repente, oigo como una señora le dice a otra: '¿Pero esto no era de hacer reír?' Una de las críticas más duras que he recibido.

 

  Los monólogos curten, pero la televisión también. ¿Qué supuso para ti dejar de presentar el late night de Paramount Comedy Noche Sin Tregua [al estilo Buenafuente] y empezar en Sé Lo Que Hicisteis?

 Noche Sin Tregua fue un regalo del cielo, una escuela impagable, aprendí todo lo que no enseñan en las facultades. Y llegar a Sé Lo Que Hicisteis fue un cambio. Un cambio de rol, porque pasaba de ser el conductor de un programa a un hombre de equipo. Pasé de ser el Riquelme del Villarreal a convertirme en el Touré Yayá del Barça.

 

  ¿Cómo es el día a día en el programa? ¿No se os agotan las ideas?

 • Pues llegamos, nos tomamos un café y nos ponemos a rezar. Sí que se agotan las ideas, eso lo saben los que ven el programa habitualmente. Pero somos entre quince y veinte personas haciendo guiones, y otro equipo de documentalistas, que son los que visionan y seleccionan los vídeos que luego emitimos.

 

  A nivel creativo habéis salido fortalecidos con lo de las denuncias, ¿pero el gabinete jurídico de la Sexta no está de vosotros hasta las narices?

• ¡Que no hombre, que hagan algo, que trabajen un poco!

 

  La última denuncia de Tele 5, ¿acojona al equipo del programa? Porque ya no es sólo no poner sus imágenes, sino… no poder hablar de ellos, que son el máximo exponente de la telebasura.

 • Mira, si te soy sincero para nosotros es una buena noticia, lo malo sería que nos felicitaran o que no dijeran nada. También es verdad que se lo podían haber tomado de otra forma, porque al fin y al cabo nosotros somos unos bufones, sólo queremos reírnos. De todas maneras, si no podemos hablar de ellos, nos volveremos a recuperar.

 

ES CIERTO QUE 'SLQH' ES UN POCO TRAMPOSO. CRITICA ALGO QUE EMITE, PERO ES QUE ES IMPOSIBLE CRITICAR ALGO SIN MOSTRARLO

 

  Precisamente por usar las imágenes de lo peor de la tele para denunciar su comportamiento, tenéis detractores. Su principal crítica es que sois el basurero de todas las basuras, más ahora que los cortes de los programas que criticáis son cada vez de mayor duración.

 • Sí, en ese sentido Sé Lo que hicisteis es realmente un poco tramposo. Pero es que es imposible criticar algo sin mostrarlo, es la gran opción que tenemos (o teníamos…). Lo peor de hacer un programa cada vez más largo es que si antes recogíamos el néctar, ahora recogemos la espuma.

 

  ¿Crees entonces que os ha perjudicado que SLQH dure cada vez más?

 • Bueno, aparte de las imágenes que ponemos, el programa se ha reforzado con más gente, más secciones, más sketches, así que lo hemos podido solucionar… En todo caso, cuando los directivos vienen a decirnos que el programa se alarga, bueno, es una fiesta, hacemos fuegos artificiales y todo.

 

  ¿Crees que gente como Mariñas o Patiño sienten algo de vergüenza o de pudor cuando denunciáis sus comportamientos?

 • Ellos ya lo saben aunque no nos vean, ya tienen su propio concepto de sí mismos. Lo que podría pasar es que pusieran el freno, pero qué va... Porque nosotros no tenemos nada en contra de la prensa del corazón, sino en contra de la prensa del corazón sin escrúpulos. SLQH podría ser un buen espejo para reflexionar sobre todo esto.

 

  ¿En algún momento pensasteis que quizás SLQH sacaría los colores a los programadores y construirían una parrilla televisiva de mayor calidad o no pecasteis de ingenuos?

 • ¿Cambiar algo? No, nosotros sólo somos unos bufones que se ríen de algo. Pero los cambios son cosa de todos, nosotros sólo queremos hacer reflexionar.

¿Y qué piensa Dani Mateo cuando le dan un Ondas a un déspota como Jorge Javier Vázquez por presentar un programa casi más indecente que el Tomate?

 • Pues cierro los ojos y veo que se lo dan a mi amigo Ángel Martín. Porque lo de darle el premio a éste, no sé... Si te aíslas de lo que hace, de lo que dice, de cómo lo dice, pues bien, porque es un buen comunicador. Pero si un asesino a sueldo dispara con mucha precisión, ¿es positivo que le demos un premio?