Sidonie, en Club Dos. Foto: Emmanuel Cienmandragoras

Tü Opinión  

Club Dos se “incendia”

Laura Boj nos habla de Sidonie

Texto: Laura Boj / Fotografía: Emmanuel Cienmandragoras

  Desde hace nueve años el Club Dos se relaciona directamente con la escena musical, acercándonos a grupos en directo, primero desde el centro de Elda y a partir de 2006 desde Petrer. El pasado jueves 8 de febrero, fueron Sidonie los que llenaron el local con su gira “muñecos tour”, su nuevo disco “El incendio” y con sus ya clásicos temas de pop psicodélico. Siguen en su línea, rebosantes de energía y “buen rollo”, mostrándose cercanos y alocados: como ejemplo valga que aunque ya sin plumas a Axel le sigue gustando hacer equilibrismo sobre la banqueta de la batería.

 

   …“Son muy majos y muy divertidos” con estas palabras nos los vendía su manager en el bar del hotel donde acababan de instalarse durante el Fib 2001, hotel que era también el nuestro... “Tienen mucho morro”, comentábamos el jueves en el Dos, mientras Marc sugería a una chica del publico que se podía quitar algo de ropa, contestando así al comentario de ella sobre el alta temperatura del local. “Caraduras con cierta clase” fueron los siguientes comentarios entre risas. Tras esto nos encontramos siguiendo el ritual, junto con el resto del local, sentados o de cuclillas al tiempo que interpretaban “Giralunas”

 

  …De nuevo un flashback: viernes 3 de agosto de 2001 a las 12 del medio día, recién acostados tras la fiesta posterior a The Avalanches Dj´s, suena nuestro teléfono en la habitación del hotel: Somos los del grupo, los Sidonie, nos podrían traer unos bocadillos”, “…estamos durmiendo, esto es una habitación…” y Mark colgó la llamada para seguir durmiendo… Otra vez en el Dos, seguíamos haciendo los coros y cantando “…te he traído margaritas del jardín de mi casero, te quiero…”

 

  … Altea, allá por el 2003, tras el concierto y ya con el sol alto, vemos a un profesor de nuestra facultad que se acaba de despertar en la cuneta de la carretera, mientras vamos todos metidos en la furgoneta de los “muñecos” que nos invitan a la piscina de su hotel, no llevábamos bañador y no estábamos en la mansión Playboy, así que tras picotear unas patatas nos marchamos a casa a dormir…y aunque hayamos coincidido con ellos tres o cuatro veces del modo narrado, no puedo decir que los conozca, aun así se me hacen muy familiares… es su encanto.

 

  En Petrer estamos ya en los bises y cantando “el incendio”, esto se acaba…Aplausos de agradecimiento sincero, hemos pasado un buen rato, como en familia, felicitaciones de cumpleaños incluidas. Y a pesar de sentirme algo mayor viendo que las partes más psicodélicas del concierto (los temas más antiguos), solo las bailábamos unos cuantos de la parte trasera (de mi quinta), nos vamos animados a casa, no sin antes felicitar a Club Dos por su trayectoria y esfuerzo, esperando que sigan así “incendiandose”.