Tü Opinión  

Deconstruirnos

Laura Boj nos habla de una nueva exposición en L'Escorxador

  Tengo una inquietud especial por visitar y fotografiar casas en ruinas, transitar restos de hogares imaginando quién y cómo vivían. Piedras, barro, paja, cañas... materiales  del tiempo pasado; estancias con enormes ventanales o pequeños rectángulos por donde apenas entraba luz, enormes chimeneas donde seguramente los que allí habitaban pasaban las tardes y las noches tras ponerse el sol, mirando las sombras que las llamas dejaban en las paredes; mientras ponían al día sus emociones o se contaban historias que hacían crecer su conciencia o sus miedos... Huellas, en definitiva, que te llevan a imaginar las vidas pasadas a través de sus construcciones. Pero, ¿qué dirán los que nos busquen en nuestras ruinas?, ¿qué verán en el futuro los que se acerquen a buscar en nuestros restos una imagen de nuestro modo de vida?

  Las respuestas a estas preguntas pueden ser las que José Cuerda busca en su exposición. Utilizando cerámica y colores impresionando telas, nos acerca sus inquietudes. Según la RAE, Deconstrucción se refiere al 'desmontaje de un concepto o de una construcción intelectual por medio del análisis, mostrando contradicciones y ambigüedades'. Así, el artista  pretende con esta exposición diseccionar las construcciones supuestamente creadas para la vida, mostrándonos sus esqueletos como nichos de muerte. Módulos repetidos donde nos imaginamos encajonados. Armazones que quedarán como muestra de un fragmento de nuestra existencia, hacinados y cuadriculados, cegados por un mercado saturado.

'Elementos de consumo que nos encasillan en jaulas pintadas de color'

  Sus impresiones, como radiografías de colores, cuadrículas de expresión entre el fauve y el pop,  elementos de consumo que nos encasillan en jaulas pintadas de color. Cerámicas que crean lugares nuevos, expandiéndose en el espacio en horizontal, proponiendo un nuevo modo de entender maneras de relacionarnos, con el espacio y con los demás. Propuestas de análisis de una realidad que es la nuestra, reflejo de nuestro actual modo de vida.

Hasta el 10 de octubre en L'escorxador.

C/ Curtidors, 23 de Elche. Horario de lunes a sábado: De 10 a 13 y de 18 a 21 horas. Domingos y festivos: de 10 a 13 horas.