Y también estreñidas...

Tü Opinión  

Mujeres desesperadas

Las mujeres vistas por la publicidad

Texto: Rosa Gozalo 

 Desde luego, para un alrededor del 50% de la población mundial, ser mujer debe ser la peor de las lacras, a juzgar por lo que la publicidad nos enseña. A las mujeres nos pasa de todo: estamos bajas de defensas, o lo están nuestros hijos, por lo que somos malas madres si no les damos l.casei; las mujeres retenemos líquidos que, probablemente, después soltemos sin control, por lo que necesitamos una especie de compresa-pañal; el frío nos agrieta las manos y para verano tenemos los pies hechos un asco, por no hablar de las varices y estrías que todos los años en esas fechas, ¡oh dios!, hacen su estelar y milagrosa aparición.

  A las mujeres nos baja la regla y nos duele la barriga por ello, pero también por no ir al baño a defecar, por lo que necesitamos cantidades ingentes de yogur, que ha de ser light, porque nos ponemos como vacas y si es con cereales suprimiendo dos comidas diarias, mejor. Tenemos almorranas y hongos y sequedad vaginal, calenturas en el labio, tenemos gases y celulitis, por lo que debemos masajear y drenar, pero también tenemos pelos y flaccidez y... en fin, a ningún tío le pasan estas lindezas, sólo a las tías. 

  La única cosa mundialmente aceptada como nociva por parte del hombre en la publicidad, es la disfunción erectil y los ronquidos y, hasta para esto úlitmo, la que tiene el problema es la mujer, que le dice a su marido "hazlo por mí", para que pruebe el súper remedio que evitará ese insoportable y antimorboso sonido, porque es ella la que no puede dormir y la que, por tanto, tiene el problema. Se ve que en lugar de ser de otro género o sexo, somos de otro planeta, el planeta de las desgraciadas, las enfermas y las débiles, ja.

  Sé que la mayoría de hombres tienen los mismos problemas que nosotras, pero eso no conviene sacarlo, los hombres son fuertes, serios e indestructibles, los hombres sufren por quedarse con su suegra en un anuncio de frenadol y prefieren quedarse con la canguro de 15 años, prefieren beber cerveza y ver el fútbol y no saben hacer dos cosas a la vez.

  Si somos tan diferentes no sé cómo nos consideran de la misma especie... y si os indignan estos anuncios, mandad vuestras quejas a autocontrol.com o o al insituto de la mujer. El maltrato machista no surge de la nada, nuestra imagen es penosa y tiene grandes y poderosos cimientos y ya que la tele la vamos a ver igual, al menos protestemos por lo que nos hacen tragar.